Genética, Sociabilidad y comportamiento canino

Recientes estudios científicos acerca de la genética, sociabilidad y comportamiento canino han encontrado que, la extrema amabilidad y sociabilidad presente en algunos perros, podría compartir raíces genéticas comunes con humanos con Síndrome de Williams.

Los perros contienen genes relacionados con trastornos sociales humanos

El síndrome de Williams, síndrome de Williams-Beuren o también llamado monosomia 7 es un trastorno genético poco común, este es causado por una pérdida de material genético en el cromosoma 7, que fue descrito por primera vez en 1961 por el cardiólogo neozelandés John Williams y paralelamente por el pediatra alemán Alois Beuren.

El síndrome afecta aproximadamente a una de cada 10.000 personas, y está asociado con una serie de rasgos mentales y físicos, incluyendo personalidades excesivamente extrovertidas y sociables, acompañado de rasgos físicos característicos, como frente ancha, mejillas llenas, defectos cardíacos, discapacidad intelectual y afinidad por la música.

El primer indicio de un vínculo entre los perros y el síndrome de Williams se produjo en 2010, cuando la bióloga evolutiva Bridgett vonHoldt y sus colegas examinaron el ADN de 225 lobos y 912 perros de 85 razas.
Este equipo intentaba buscar partes del genoma que hubieran sido moldeadas por la selección genética de los perros que había hecho que divergieran de los lobos.

Durante el estudio encontraron que el gen WBSCR17, sugería que éste y otros genes cercanos a él eran importantes en la evolución del perro. Esta región del genoma es similar en perros y seres humanos, y la versión humana de WBSCR17 se localiza cerca de la secuencia que se elimina en personas con síndrome de Williams.
En un estudio reciente, probaron la amabilidad de 18 perros y 10 lobos, todos criados por humanos. En el estudio midieron cuánto tiempo cada perro o lobo pasaba cerca del humano así como intensidad e interés para resolver un rompecabezas que les presentaron a ambos.
Se observó que los lobos pasaban mucho menos tiempo cerca de los humanos mientas que ponían mucho interés y trabajaban intensamente por resolver los rompecabezas que les presentaban, independientemente de si el humano estaba o no presente. Por el contrario, los perros tendían a prestar más atención al ser humano en lugar de la caja del rompecabezas, concentrándose en el rompecabezas sólo cuando estaban solos.

Mientras que los perros eran más sociables que lobos en promedio, de forman individual, algunos lobos se mostraban más amistosos que otros y lo mismo ocurría con los perros.
Atendiendo a estos datos, decidieron analizar el ADN de 16 de los perros y ocho de los lobos, obteniendo resultados interesantes. Se observó que las diferencias de comportamiento resultaron estar correlacionadas con variaciones en tres genes, dos de estos genes serían los equivalente caninos a los del síndrome de Williams en humanos.

Si te interesa saber más acerca de este tema,  mira el siguiente vídeo donde Marcos J. Ibáñez, experto en Comportamiento y comunicación canina nos habla de este interesante tema.

Referencias:
——————-
Genomic Regions Associated With Interspecies Communication in Dogs Contain Genes Related to Human Social Disorders
– Scientific Reports 6, Article number: 33439 (2016)
– doi:10.1038/srep33439
– 29 September 2016
– https://www.nature.com/articles/srep33439
Structural variants in genes associated with human Williams-Beuren syndrome underlie stereotypical hypersociability in domestic dogs
– Science Advances 19 Jul 2017:
– Vol. 3, no. 7, e1700398
– DOI: 10.1126/sciadv.1700398
– http://advances.sciencemag.org/content/3/7/e1700398.full
An Introduction to Williams Syndrome
– Williams Syndrome Association
– https://www.youtube.com/watch?v=M6n4z0XjPh4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *